No solo en situaciones límite Comportamiento dinámico aún más deportivo

Para un comportamiento dinámico aún más deportivo, Audi ha diseñado el sistema quattro con diferencial trasero deportivo, que es particularmente eficaz en las curvas. Distribuye activamente la potencia de propulsión entre las ruedas traseras. El resultado es un mayor placer de conducción. La agilidad adicional y una mejor maniobrabilidad son apreciables incluso en condiciones cotidianas de conducción, no solo en situaciones límite.

El principio

  • Distribuye el par de tracción en proporciones variables entre las ruedas traseras.
  • Si es necesario, se aplica toda la potencia de propulsión del eje trasero a una de las dos ruedas traseras.
  • En lugar de frenar la rueda interior, cuando se entra o se acelera en una curva, se envía una mayor potencia a la rueda exterior.

El efecto

  • La potencia de propulsión obliga literalmente al vehículo a entrar en la curva y sigue el ángulo marcado por las ruedas delanteras.
  • El sistema quattro con diferencial deportivo distribuye la potencia de propulsión rápida y continuamente, y compensa cualquier movimiento que se aleje de la línea ideal desde el principio de la curva.
  • Se elimina el subviraje, es decir, la tendencia del vehículo a irse hacia fuera en su parte delantera.
  • El diferencial deportivo es efectivo incluso cuando el vehículo se está deslizando, por ejemplo, cuando está presionado el pedal del embrague.

Placer de conducción y tracción

  • Más agilidad para una conducción dinámica en curvas.
  • El coche toma las curvas de una forma aún más espontánea y directa y mantiene la estabilidad direccional durante un tiempo considerablemente más largo.
  • Mayor placer de conducción.
cerrar